CA2M Centro de Arte Dos de Mayo

 
 

Darboven Variation


CÁPSULA DE COLECCIÓN

HANNE DARBOVEN
VARIATION

 

Una vez concluidos sus estudios de arte en Hamburgo, Hanne Darboven se traslada en 1966 a Nueva York donde conoce las obras experimentales de artistas minimal como Donald Judd, John Cage y Sol LeWitt. Es en este ambiente donde comienza a crear las llamadas “construcciones numéricas” realizadas a mano. Éstas consisten en una serie de números y letras elegidos al azar que van conformando su obra de carácter conceptual, en la que los distintos signos, las letras y los números adquieren diversos significados como el paso del tiempo o la representación del lenguaje. En 1973 comenzó a incluir en sus obras, textos de autores como Heinrich Heine y Jean-Paul Sartre para pasar, a partir de 1978, a incluir documentación visual en sus obras como fotografías y objetos diversos encontrados, comprados o recibidos como regalo.

Según Ferrán Barenblit y Estrella de Diego (Catálogo de la Colección ARCO, del Centro de Arte Dos de Mayo, 2014) “Sus listados, además de una obsesiva voluntad de sistematizar la realidad, son una forma de intentar contraponer orden y caos. Los números que aparecen en estas obras son el resultado de aplicar complejas fórmulas matemáticas a secuencias vitales, a veces relacionadas con el calendario, siempre escritas a mano con múltiples y difícilmente comprensibles referencias. Más allá de representar el tiempo, son una muestra del continuo flujo de la vida”.

El trabajo de Hanne Darboven se inserta en lo que podríamos denominar “Minimalismo feminista”, junto con otras artistas como Elena Asins, Lygia Clark, Ceal Floyer, Carmen Herrera, Yayoi Kusama, Charlotte Posenenske y Karin Sander, artistas que sin ser específicamente feministas, contribuyeron a transformar el lenguaje abstracto conceptual y feminista, introduciendo nuevos recursos expresivos, tal y como puntualiza Ana Martínez – Collado.

Es habitual en el trabajo de Darboven encontrar referencias autobibliográficas, estampas de su vida, como se puso de manifiesto en la muestra “El tiempo y las cosas. La casa-estudio de Hanne Darboven”, que tuvo lugar en el Museo Reina Sofía, en 2014. Sin embargo, como observa Joao Fernández, comisario de la exposición, el trabajo de Darboven, aunque se enmarca dentro del arte conceptual, sus referencias autobiográficas contrasta con las ambiciones conceptuales de la artista, que en más de una ocasión se pronunció contra cualquier forma de subjetividad.

 

Descargar más información y recursos