CA2M Centro de Arte Dos de Mayo

 
 

Fernando García Dory


FERNANDO GARCÍA DORY
#UNMETROYMEDIO



INLAND-campo adentro es un proyecto sobre una para-institución con múltiples sedes que desarrolla diferentes modos de encuentro locales e internacionales y una gran diversidad de acercamientos metodológicos que vinculan cultura, territorio y cambio social. Reclaman que el medio rural puede ser un territorio físico y cultural desde el que poder generar diversas formas de vida que disienten del modelo hegemónico. Campo Adentro se propone redefinir nuestras formas de producción, también del sistema del arte, para poder replantear nuestras relaciones sociales y, a su vez, otras posibilidades de coexistencia fundamentales para revertir la insostenibilidad ambiental, cultural y económica que determinan nuestro presente en crisis. Fue iniciado por Fernando García Dory (Madrid, 1978) en 2009.

Estas capacidades como agente de cambio tienen múltiples facetas: la edición y publicación de textos, la creación de obras de arte útil, la trashumancia, dispositivos pedagógicos o la producción láctea propia. El proyecto ha sido responsable de prácticas situadas con intervenciones artísticas en más de 22 pueblos y en el contexto internacional, como Bienal de Estambul, Bienal de Jeju (Corea), Bétonsalon (París), MALBA (Buenos Aires), Museo Pompidou (París), CASCO (Holanda), Maebashi Museum (Japón) y también hace de consultora para la Unión Europea a la vez que promueve un movimiento social de pastores y nómadas. En su declinación más inmediata, hace dos años fundó en Madrid el Centro de Acercamiento a lo Rural, que se define como “una ventana para la comunidad artística urbana a lo que está sucediendo en el campo, una casa de acogida de líderes rurales, artistas, investigadores y diferentes personas que se vinculan temporalmente al CAR desarrollando sus líneas de trabajo”.

El vídeo que nos envía documenta a varias participantes en la decimosexta edición de la Escuela de Pastores, un proyecto iniciado en 2004, ahora con una extensión en la Sierra de Madrid. Con más de cien solicitudes y tras unas entrevistas de selección, se llevan a cabo de mayo a noviembre, se imparten clases teóricas y prácticas, combinando saberes científicos y vernáculos. El objetivo: plantear la posibilidad real de la utopía de un cambio de vida a personas de orígenes diversos, que pone en cuestión el ideal bucólico y pastoral, y que da formación y acompañamiento para asegurar su inmersión y viabilidad a largo plazo, reinventando este modo de vida ancestral que nos vincula con el otro, el animal y el medio.