CA2M Centro de Arte Dos de Mayo

 
 

Es solo cuestión de tiempo_Foto Ifema

Foto: IFEMA


ESCUELITA
EL LENGUAJE DE LA NOCHE
ÚLTIMA FECHA: SÁBADO 22 FEBRERO



COMISARIOS JULIA MORANDEIRA Y MANUEL SEGADE

La escuelita es un departamento de investigación viva del CA2M: si la institución es un cuerpo, este es su aparato digestivo, regido por un funcionamiento más lento, abierto y experimental. Plantea preguntas de largo aliento que se declinan en diferentes formatos y se estructuran en temporadas, respondiendo a conflictos y cuestiones que azuzan nuestra contemporaneidad. Es por eso que la escuelita es un programa fugitivo, imposible de fijar o definir.

La noche y la nocturnidad son también territorios que se resisten a ser fijados en una definición. Su textura borrosa se compone de todo tipo de atmósferas, afectos, anhelos e historias huidizas, que buscan ensayar otras formas de relacionalidad, de deseo, de estar juntas. Esta tercera temporada propone abordar la noche como espacio de posibilidad para las coreografías sociales y como una estructura de sensación para aprehender lo fugitivo y lo salvaje. Su naturaleza profundamente ambigua, esquiva, incontrolable, experiencial y deseante hacen de lo nocturno un registro efímero y residual que, como apuntaba José Esteban Muñoz, se compone de «una suerte de pruebas de lo que ha transpirado pero que ciertamente no son la cosa en sí misma». Por ello, esta temporada se conforma a través de un programa de encuentros mensuales que buscan profundizar en esos «rastros, destellos, residuos y manchas» nocturnos, y que estará articulado en forma de léxico abierto. Cada sesión se concibe como la declinación de una voz para ese diccionario de palabras excitadas. Pues así como necesitamos la oscuridad para reencantar el mundo contra la monotonía de una razón estéril, el lenguaje necesita a la noche para expresar la relación entre los pensamientos, los deseos y los ritmos de vida.

«Nos gusta pensar que vivimos a la luz del día, pero medio mundo está siempre a oscuras; y la fantasía, como la poesía, habla el lenguaje de la noche» (Ursula K. Le Guin).


PROGRAMA

SÁBADO 22 FEBRERO

_11:00 Presentación: Julia Morandeira y Manuel Segade

_11:15 Duelo, Felix Gonzalez-Torres, música, frío y disparos, por Martí Manen (director de Index Foundation en Estocolmo) / Conferencia en español /

Jonas Dahlberg, Memorial en Utoya (proyecto no realizado)

Imagen: Memorial en Utoya (proyecto no realizado), Jonas Dahlberg


La muerte de Felix Gonzalez-Torres implicó un tiempo de silencio sepulcral. No estar preparado para una muerte distante, aunque la idea de muerte llevara mucho tiempo alrededor del artista. Felix Gonzalez-Torres dirigía con su obra hacia un contacto emocional frente a la posibilidad de la pérdida. Pero con su muerte -su propia muerte como ser- la pérdida se convirtió en algo físico, una presencia. Ya no hay opción. Y, entonces, el duelo. El duelo como un tiempo indefinido donde no hay palabras ni debe haberlas. El duelo como un impasse necesario. El duelo como un tiempo en el que el cuerpo se va adaptando y espera a la mente. El duelo como bailar ya muy tarde en una noche oscura, bailar sin pensar, con la lentitud en gestos desacompasados. Bailar para que pase el tiempo, para que no quede nada.

El duelo -individual o colectivo- pide de situaciones que se acercan al ritual. En el duelo aparecerán sonidos, olores, canciones, fruta, muebles u otros elementos esporádicos que se convertirán en conductores hacia el siguiente estado. Es en el duelo que algo se estará formando, aunque sea sin control ni opción para ello.

Para acercarnos al duelo y a González-Torres la propuesta es escapar hacia otros momentos de pérdida. Es 13 de enero de 1996. Hace unos días murió Felix Gonzalez-Torres.

_12:00 Contrato de trabajo (acerca de Felix Gonzalez-Torres), por Pierre Bal-Blanc (performer para Untitled (Go- Go Dancing Platform) de Felix Gonzalez-Torres en 1992, comisario, exdirector del CRAC Brétigny e integrante del equipo curatorial de la última edición de Documenta) / Conferencia en inglés sin traducción /

Employment contract film stills, Pierre Bal-Blanc

Fotograma de Employment Contract (on Felix Gonzalez-Torres), 1992


En 1991 Felix Gonzalez-Torres presenta Every week there is something different [Cada semana hay algo diferente] en Andrea Rosen Gallery, Nueva York. La exposición, imprescindible para comprender la obra del artista, supone además un importante testimonio del punto de inflexión experimentado por la práctica artística en relación con la de la década precedente. El tiempo y la vida se habían convertido en factores decisivos para la práctica expositiva, que hasta aquel momento había privilegiado una relación orientada principalmente al espacio y el objeto. Aquella muestra marcó un retorno de lo performativo, pero no en línea con las coordenadas que lo habían regido durante los años de posguerra hasta la década de los setenta. En los años noventa, el artista dejó de ser el único protagonista; la performance se delega en otros individuos que representan su propia historia o estatus social. El plazo de apertura de la exposición y la reiteración diaria sustituyen la duración de la muestra única. Untitled (Go-Go Dancing Platform), 1991, es una de las piezas que se mostraron durante aquella exposición, presentada en cuatro partes durante varias semanas. Un pedestal con bombillas acoge a un gogó que, ataviado únicamente con unos shorts plateados y un walkman, lo usa cuando quiere y durante el tiempo que quiere. En 1992, el hoy comisario Pierre Bal-Blanc fue performer durante tres meses de esa obra dentro de la exposición Gegendarstellung - Ethik und Ästhetik im Zeitalter von AIDS [Contrarrepresentación: ética y estética en la era del SIDA], mientras trabajaba en montajes de exposiciones en la ciudad alemana de Hamburgo. El filme Employment Contract (on Felix Gonzalez-Torres), 1992, [Contrato de trabajo (acerca de Felix Gonzalez-Torres)] da testimonio de esa experiencia invitando a adoptar el punto de vista del performer que la escenifica. La posición crítica adoptada por Pierre Bal-Blanc en esa obra en relación con la pieza de Torres sería determinante para los proyectos expositivos que realizó después, desde Living Currency en 2006 a Draft Score for an Exhibition en 2010, y hasta hoy, con Collective Exhibition for a Single Body.

Untitled (Go-Go Dancing Platform), de Felix Gonzalez-Torres, traduce para Pierre Bal-Blanc la condición del cuerpo biopolítico (esclavitud) que, según Michel Foucault, sucede al periodo disciplinario (subyugación). La inversión del punto de vista sobre la obra de Torres del que el filme de 1992 da testimonio abrió al comisario, mediante varias colaboraciones artísticas (Santiago Sierra, Teresa Margolles, Roman Ondak, les gens d’Uterpan, Sanja Iveković, etc.) la oportunidad, por una parte, de deconstruir la nueva norma de la era neoliberal (la competición de seres y de capital humano) y, por la otra, de reapropiarse de eslóganes (conducta de la conducta) de una biopolítica.


//////

Más información en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. / 912 760 227.