Xabier Salaberria. Infraestructura

Xabier Salaberria

Fotografía: Xabier Salaberría.

Comisaria: Catalina Lozano

El trabajo de Xabier Salaberria (Donostia-San Sebastián, 1969) explora las formas en las que ciertas estructuras se comportan en espacios específicos, desnaturalizando su aparente neutralidad y cuestionando las categorías en las que convencionalmente se inscriben. Los espacios expositivos son abordados por Salaberria como infraestructuras que necesitan ser interrogadas, respondiendo a su arquitectura con gestos que consiguen generar un cierto extrañamiento, perturbando sutilmente nuestro movimiento en el espacio, aunque a menudo partiendo de materiales fácilmente reconocibles.

Los trabajos que componen Infraestructura se sitúan ambiguamente entre diferentes categorías. El granito de la Sierra de Guadarrama con el que se han construido infinidad de edificios en Madrid aparece en su estado pretendidamente ‘natural’ dentro del espacio, aunque esa naturalidad es rápidamente interrogada por medio de metodologías ya características, aunque no por ello reconocibles a priori, del trabajo de Salaberria. 

Al igual que se perturba la división entre las categorías de naturaleza (piedra) y cultura (arquitectura), Salaberria continúa explorando su interés por el estatus potencialmente ambiguo de las categorías de herramienta y ornamento (o en ocasiones anteriores, joyas). Este juego con las definiciones de valor establecidas sometidas a jerarquías relacionadas con el trabajo – o el no trabajo- se inscriben históricamente en occidente y son blanco también de las interrogaciones del artista quien desarrolla su práctica a través de un trabajo manual obstinado, acompañado de piezas producidas mecánicamente.

El componente editorial del proyecto continúa desde la fotografía estos ejercicios de desnaturalización que se albergan, sin embargo, en formatos ya conocidos y que responden indisciplinadamente a una lógica moderna de clasificación y representación.
En colaboración con el arquitecto Patxi Eguiluz y la diseñadora gráfica Maite Zabaleta.
 

Compartir
FacebookTwitterEmail