EL MUSEO CENTRO DE ARTE DOS DE MAYO

Museo CA2M
Fotografía: Roberto Ruiz.

El CA2M Centro de Arte Dos de Mayo es el museo de arte contemporáneo de la Comunidad de Madrid. Se inauguró en mayo de 2008 para conmemorar el bicentenario del bando de Móstoles que supuso el inicio del levantamiento por la independencia de España frente a la ocupación napoleónica. La conmemoración de una revolución popular sirvió para dotar a la región del único museo dedicado de forma exclusiva al arte contemporáneo en Madrid que, con el tiempo, se ha posicionado en el panorama nacional como uno de los articuladores de relatos sobre la contemporaneidad artística española.

Dedicado a una modalidad del ocio intelectual y al estímulo permanente de la curiosidad, el CA2M es un espacio afirmativo del presente o, lo que es lo mismo, de su cuestionamiento. El pasado, el del centro mismo y de las colecciones que contiene, es un archivo siempre abierto y en construcción al que dotar de sentidos que correspondan a un presente crítico y que contribuyan a vislumbrar un porvenir que, más que confrontar o combatir sus riesgos, los adscriba a la posibilidad misma de convivencia cultural. La necesidad actual de polifonía, de construir una multiplicidad de relatos socioculturales posibles, obliga a una imaginación institucional ilimitada, a una reinvención continua del espacio para sus públicos potenciales. El centro es un lugar donde los nudos de las narrativas culturales son atados y desatados en un movimiento temporal fluido y diseminado, pero desde una posición geográfica entendida como estratégica. El arte contemporáneo es un campo social depositario de un poder emancipatorio sobre la representación, para el cual la reconstitución de la complejidad del pasado para comprender el presente es una tarea especialmente pertinente, capaz de activar la producción cultural de su entorno inmediato pero con horizontes y efectos globales.

Su situación en Móstoles le permite cuestionarse la compleja definición de las metrópolis y su papel en la cultura contemporánea, al articular su vinculación con su entorno más inmediato en el sur de la Comunidad de Madrid con su vocación de traspasar estas fronteras. Por eso la relación con sus públicos es uno de los aspectos en los que pone mayor interés. Su posición geopolítica en el sur de Madrid –como oferta cultural inmediata para más de un millón de habitantes y, en un radio más amplio, a los cinco millones de habitantes de toda la región– lo convierte en un espacio entregado a estrategias innovadoras de mediación para conseguir que el arte cumpla plenamente su función de estímulo intelectual en la sociedad y la cultura contemporánea.

Desde 2016, Manuel Segade tomó el testigo de Ferran Barenblit como director del CA2M, accediendo al puesto a través de un concurso público que contó con un jurado formado por Lara Almarcegui, Ferran Barenblit, Manuel Borja-Villel, Aurora Fernández-Polanco, Cuauhtémoc Medina, Guillermo Solana y Carlos Urroz. Puedes consultar el proyecto presentado aquí.

MISIÓN

El museo Centro de Arte Dos de Mayo tiene como principal objetivo poner en marcha trabajo en arte contemporáneo y hacerlo público. A través de sus exposiciones, colección, actividades, propuestas educativas, investigación, comunicación digital y publicaciones, el CA2M hace efectivo su compromiso con la creación contemporánea y el pensamiento crítico.

El CA2M trabaja siguiendo unas líneas que atraviesan el conjunto de su programación y que le ayudan a abarcar propuestas que van más allá de las artes visuales para incluir el cine, la música, la literatura, el diseño o las artes escénicas. 

Puedes consultar aquí el Decreto de creación del museo

 

EL EDIFICIO

Situado en el corazón de Móstoles, el CA2M es un edificio de nueva planta que se levanta sobre una antigua construcción tradicional, la Casona. Con un total de 5.886 metros cuadrados, el centro incluye espacios de exposición, repartidos en tres plantas, una sala de actos para cien personas, una cafetería, la biblioteca y una terraza apta para numerosas actividades al aire libre. Cuenta también con espacios de administración e investigación, además de los almacenes equipados para albergar las obras de la Colección.

El proyecto arquitectónico de Celia Vinuesa y Pablo Pérez-Urruti se ha ido sometiendo desde 2016 a una serie de puntuales ejercicios de acupuntura arquitectónica del estudio Andrés Jaque, Office for Political Innovation, que lo dotan de un carácter singular.

 

EXPOSICIONES

El CA2M es un contenedor de pensamiento donde las exposiciones han de ser entendidas como una columna vertebral, como una intensidad máxima en las formas de conectar con la sociedad. El programa expositivo es una estructura de apoyo mutua para el resto de los departamentos del museo, un enlace de producción y diseminación de discursos y proyectos artísticos.

Trabajar una relación en tiempo real y una sincronización con los contextos artísticos internacionales ha de pasar necesariamente por la recuperación de genealogías de nuestra propia producción: la atención discursiva a la cultura material del arte contemporáneo en Madrid desde dentro y fuera de sus fronteras.

Las exposiciones colectivas, bajo el comisariado de diferentes expertos, generan puntos de vista sobre el arte más actual, su relación con la cultura popular y las problemáticas de la sociedad actual. En el caso de las exposiciones individuales de artistas emergentes españoles e internacionales, se apuesta por la producción de nuevos proyectos para generar nuevas obras de arte.

 

ACTIVIDADES Y EDUCACIÓN

El centro de arte principal en una comunidad ha de ser un soporte, una estructura de apoyo, que permita avanzar en su misión de participar en la construcción de una cultura pública de calidad. Por eso, desde el arranque del CA2M se ha puesto un especial énfasis en su programa de actividades, desde las más tradicionales como conferencias, proyecciones o debates hasta formatos novedosos para poner en contacto la cultura contemporánea con flujos de públicos muy diferentes. Su programa se ha convertido en una referencia internacional desde el Estado español gracias a su planteamiento no sólo de acompañamiento sino como tangencial a la programación, siendo capaz de ampliar la diversidad de sus públicos y sus diversas capacidades de atención. Al mismo tiempo que este trabajo en lo local, en lo que respecta a su trabajo en red y sus modalidades de colaboración, sus coproducciones le permiten estar actualmente presente en una multiplicidad de geografías, en un caso raro en el ambiente institucional europeo.

Su amplia programación lo convierte en un centro con una intensa actividad de forma permanente y con citas diversas a lo largo de todo el año: la oferta audiovisual en invierno con el programa Cine los domingos; cursos, como el ya clásico Pero…¿esto es arte? de la Universidad Popular, en otoño e invierno; trabajo con colectivos especializados como la asociación Rompe el Círculo en el huerto; residencias de artistas; talleres de creación; las Picnic Sessions, un programa de performances y conciertos que transcurre entre finales de mayo y principios de junio cada año en la terraza o el festival de autoedición musical Autoplacer a finales de septiembre que son referentes en la Comunidad de Madrid en su diversidad y atractivo. En este sentido, la terraza es un espacio especialmente adecuado para ciertas actividades o intervenciones concretas de los artistas, mínimas pero de alto valor simbólico, en relación a la programación general del centro. Todas ellas deben ser entendidas como un patrimonio inmaterial del centro en continuo crecimiento.

Por su parte, las actividades educativas  se basan en un principio de hospitalidad intelectual, de acogida y de respeto a las diferentes posiciones, haciendo del centro de arte un lugar dialógico en perpetuo presente. La educación se entiende como un proceso de investigación continua, diseminado en grupos de interés, como los jóvenes, las familias o el profesorado, y sus temáticas se centran en el cuerpo individual y el cuerpo colectivo y la generación de metodologías de discusión en torno a las culturas de la imagen. Su finalidad principal es sustituir el régimen mecánico de la explicación por otro más abierto, que permita desarrollar los saberes propios, aceptando el error como una tentativa que merece ser compartida como un paso hacia otras preguntas inéditas, hacia otras formas de confrontar la realidad.

Decreto de creación del museo

 

 

Compartir
FacebookTwitterEmail